Conéctate con nosotros

Opinión

Código Penal de corruptos

Publicado

el

El 10 de noviembre del año en curso, entra en vigencia un nuevo Código Penal en Honduras, el cual, ha sido señalado por diferentes sectores sociales, políticos y empresariales por considerarlo como una potente amenaza contra derechos y garantías constitucionales como lo son la libertad de expresión y de prensa, y también, por ser un escudo de protección para la clase política corrupta que gobierna el país. 

Durante los últimos años, los hondureños hemos sido testigos de cómo diputados, ex ministros y hasta una primera dama se han visto en vueltos en actos de corrupción, unos han salido libres, otros están pagando condenas leves y otros en proceso de enjuiciamiento; todos ellos, con la entrada en vigencia del nuevo instrumento jurídico podrían salir libres, puesto que ese nuevo código,  disminuye las penas en varios delitos y desaparece otros. 

Asimismo,  ese Código Penal que entrará en vigencia,  además de ser permisivo con la corrupción, también es condescendiente con los delitos de narcotrafico, algo que no es extraño para nosotros como hondureños, porque conocemos y hemos sido testigos, que el narcotrafico ha penetrado todas las instituciones del Estado; muestra de ello, es que Antonio Hernández,  hermano de actual mandatario y Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, están enfrentando la justicia estadounidense por traficar drogas a ese país.  

Por otra parte, el nuevo Código Penal, es un instrumento que limita y restringe derechos, ya que persigue a los periodistas, directores y dueños de medios de comunicación, y además,  trata de penalizar a quienes a través de las redes sociales, denuncian la podredumbre que habita en las instituciones públicas. 

Varios sectores organizados han  denunciado la peligrosidad del nuevo Código Penal; no obstante, pareciera que la ciudadanía está dispuesta a seguir permitiendo que el país siga siendo un paraíso para los corruptos y narcos, sin antes pensar y analizar que esto tendrá serias y severas repercusiones en las futuras generaciones. 

Detener la entrada en vigencia del Código Penal parece casi imposible,  pero existe un mecanismo para poder lograrlo, y es: la movilización masiva y constante de la población hondureña en todo el país.  

Comparte en tus redes sociales
Publicidad
Deja tú comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TENDENCIA

Suscríbete a nuestro canal de noticias en Google News – HONDUSA TV