Diputado liberal Ricardo Elencoff se desestresa tras arduas jornadas de trabajo en prostíbulos [Video]

Es viernes y el cuerpo lo sabe…y también lo sabe el parlamentario liberal Ricardo Elencoff, quien suele quitarse el estrés tras largas, intensas y estresantes horas de trabajo en clubes nocturnos, moviendo el esqueleto y aprovechando a reglar un par de lempiras para congraciarse con aquellos a quien él quiere.

Y no es para menos, tras largas batallas que da desde su curul en el Congreso, el diputado rojiblanco suele salir tan estresado que de cuando en cuando se desconecta de la realidad y se va con sus amiguetes de parranda. A fin de cuentas, tiene derecho como cualquier hondureño que se gana la vida con el sudor de su frente.

Pues resulta que con el avance de la tecnología, han surgido muchas cámaras fisgonas que no perdonan ¡mucho menos a quienes son figuras públicas o privadas! en sus momentos de ocio y relajamiento. Insistimos, Elencoff también tiene derecho, total, el dinero que recibe por sus servicios a la patria es público y este a su vez proviene de empobrecidos hondureños que no pueden salir siquiera a la esquina.

En esta grabación, hecha en uno de esos días donde el exdirigente deportivo, coloca unos cuantos billetes a una bonita y exótica bailarina mientras el animador grita el gesto caritativo y altruista, al compás del reguetón para darle más ánimo al ambiente que se vive previo a la llegada de las fiestas de diciembre.

Cuentan algunos que el lugar donde ocurrió este momento jocoso se llama Waranas –no se sabe si fue en su natal Tocoa o en San Pedro Sula- pero esas imágenes han quedado grabadas para la posteridad.

Al menos, la congresista Doris Gutiérrez, más conocida como la Bailarina ya tiene competencia, sólo que Elencoff nos salió corregido y aumentado. Mientras la veterana legisladora mueve el cuerpo al ritmo del cangrejito playero, el liberal lo prefiere hacer en clubes donde acuden sujetos lujuriosos, en ambientes donde prima el desenfreno, sexo, alcohol y otras cosas a las que tampoco pueden acceder los catrachos de a pie.

En fecha reciente, la Fundación Democracia sin Fronteras (Fdsf) cuestionó la baja productividad de, al menos, el 90 por ciento de los diputados hondureños, quienes se recetaron a mediados de este año un jugoso aumento de hasta 100 mil lempiras mensuales, por unas 12 horas semanales de trabajo sin resultados concretos.

Este personaje forma parte de esa fauna que ha llegado al Congreso a proponer poco para un sueldo que le permite tener una vida un poco lujosa y hasta lujuriosa.

Bien reza un dicho: el que nace para tamal, del cielo le caen las hojas.

Via | CONFIDENCIALHN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *