“No somos gallinas para que nos tiren maiz” | El Perro Amarillo

8 mins read

EDITORIAL | PERRO AMARILLO

El titular es una frase acuñada por la Dra. Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), para referirse a las brigadas para el reparto de “MAIZ” a los catrachos: “Todo es experimental, nada ha probado ser muy útil, excepto el Remdesivir, pero solo baja la carga viral y puede acortar el tiempo hospitalario. Lo malo de ese tratamiento (MAIZ) es engañar a la gente y decir que se han logrado reducciones de carga viral, porque aquí en Honduras no se puede medir y además, asegurar que el 99% responden tampoco es cierto”.

El tratamiento MAIZ, “desarrollado” por los médicos hondureños, Miguel Sierra-Hoffman (residente en Estados Unidos) y Elvin Omar Videa, es un cóctel compuesto por Microdacyn, Azitromicina, Ivermectina y Zinc; medicamentos experimentales que se están aplicando de manera separada, por lo tanto, se desconocen las interacciones entre los mismos, y no están siendo distribuidos de manera libre y masiva en ningún país. Según la propaganda del régimen MAIZ es un tratamiento de 10 días para “combatir el COVID-19”. Nada más perverso y alejado de la verdad científica.

Microdacyn es un esterilizante y antiséptico bucal para el tratamiento de microbios en heridas yno ha sido utilizado en ningún tratamiento de COVID-19 en otros países. Azitromicina es un antibiótico que no se recomienda por sus fabricantes para uso en infecciones causadas por virus y, si bien el FDA (U.S. Food & Drug) está experimentando, aún no se aprueba su uso para COVID-19. Ivermectin es un antiparasitario que al parecer ha resultado eficaz contra el COVID-19 en pruebas realizadas por el Biomedicine Discovery Institute (BDI) de la Universidad de Monash (Melbourne). Finalmente el Zinc es un suplemento utilizado en pruebas experimentales junto a la hidroxicloroquina, que en algunos artículos se reconoce para reforzar el sistema inmunitario en un largo plazo, pero en 10 días no prevendrá de contagiarse con el COVID-19.

MAIZ está a la venta desde la primera semana de junio en las farmacias de Honduras (L. 1,700 lempiras = $ 68 dólares). Se está entregando en hospitales públicos, y brigadas médicas lo reparten casa por casa. Ésta distribución y uso del tratamiento de forma generalizada es irresponsable, sin un diagnóstico específico, para un grupo de pacientes que normalmente se curan rápido con un tratamiento menor. Esto, además de sospechoso, es una burla a la inteligencia de la población seriamente afectada.

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), una de las entidades a cargo de enfrentar la pandemia en Honduras, de manera tendenciosa y engañosa, promueve en un panfleto el “MAIZ PACK”, pero no explica que son medicamentos para atenuar los síntomas del COVID-19, y no para curar la enfermedad. El “MAIZ PACK” agrega el uso de hidroxicloroquina y acetaminofen (que no explica desde el principio) y no ofrece indicación alguna sobre los casos en que puede utilizarse, no recomienda contactar a un médico o centro de salud, y no advierte sobre los efectos secundarios y contra indicaciones para personas que padecen otras enfermedades.

Esta nueva campaña del régimen de Juan Hernández, además de irresponsable, atenta contra los Derechos Humanos, los derechos a la información y a la salud. Somos conejillos de indias de este experimento neoliberal que inició hace más de 25 años en Colombia y se ha implementado en Honduras a través de la Ley Marco de Protección Social que privatiza la salud. Para el gobierno es un placebo para reafirmar la militancia nacionalista, una salida de emergencia ante el develamiento de su corrupción y el rotundo fracaso para contener la pandemia.

Brigadas de activistas “Mancha Brava” embutidos en trajes de bioseguridad (que deberían estar usando los médicos), se desplazan resguardados por militares a diestra y siniestra para llevar a cada casa esta bomba medicamentosa para tomarse con el estómago vacío, que puede provocar diarreas y otros efectos secundarios. Después de la miserable Bolsa Solidaria, el “enfermo” narco-dictador fracasó de nuevo en su cruzada para entregar el “MAIZ PACK”.

Para la empresa privada, las grandes compañías farmacéuticas internacionales, las importadoras que manejan el negocio de la distribución en Honduras y demás dueños de las empresas de salud; el “MAIZ PACK” es un negocio más. Compran cientos de miles de dosis de estos medicamentos del cóctel milagroso, compran rápido y de manera directa, con sobre precio y con pago anticipado a la entrega. Así se promueve el liderazgo de Honduras en los grandes negocios de las drogas, las legales y las prohibidas.

“MAIZ” viene en combo con “CATRACHO” cuya autoría se adjudica al Dr.Miguel Sierra-Hoffman. Nuestro equipo de investigación ha desestimado profundizar en esta propuesta manoseada por los medios tarifados (que asegura frenar las muertes exponenciales por COVID-19 en Honduras), debido al fuerte contraste con la realidad denunciada por ciudadanos y personal de salud, especialmente después del la puesta en marcha y reversa del Plan de reapertura Inteligente.

Estas campañas del régimen, improvisadas y falaces, tienen la virtud de agudizar la indignación por todas las muertes que pudieron evitarse, las de nuestros amigos y familiares, y las de los 9 guerreros de bata blanca que no dudaron en entregar su vida para combatir la pandemia. Las mentiras mediáticas de Hernández y su grupo empresarial, también nos animan a proponer que hagamos un llamado a la honestidad a los señores Miguel Sierra-Hoffman (Tel: +361 574-1782) y Elvin Omar Videa (+504 2239-9628 y +504 2239-9629) ¿Cómo han recibido sus familiares el tratamiento MAIZ y CATRACHO?.

Tomado de la página de El Perro Amarillo, sigale en sus redes sociales, Facebook y Twitter

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previous Story

Nota de Opinión: Pedir que se pongan la mano en la conciencia a quienes han saqueado al IHSS

Next Story

«Quieren repetir la historia de corrupción»: Cardenal Rodríguez referente a las elecciones de 2021

Latest from Blog