Connect with us

Opinión

Nota de opinión | ¿JERUSALÉN SIN PAZ?.

Published

on

Por Donald Funez Gomez 

Si alguien siguiera con atención el desarrollo de la situación en Oriente Medio, especialmente en Jerusalén —ciudad sagrada para los cristianos, hebreos y musulmanes de todo el mundo—, con suficiente sabiduría y prudencia, probablemente se daría cuenta de lo absurdo de la situación… ¡que solo los gobiernos más corruptos (y de países muy pobres) están apoyando a Trump en su embestida!

La Santa Sede ha expresado repetidamente que «reitera la posición bien conocida del Papa Francisco sobre el «singular» carácter de la Ciudad Santa y lo indispensable de respetar el status quo en conformidad con las deliberaciones de la comunidad internacional y las repetidas solicitudes(…) de las Iglesias y de las comunidades cristianas…”.

Solo un loco megalómano sería capaz de contribuir abierta y públicamente a arriesgar la paz mundial y la seguridad interna de su propio país al ponerlo en riesgo ante grupos extremistas que consideran posiciones políticas radicales como evidentes y directas amenazas.

La única explicación respecto a esa desesperada persecución de notoriedad por parte de Juan Hernández sería la absoluta necesidad de salvar su propio pellejo forzando intimidad con Donald —pues la reunión tripartita con Netanyahu y Trump, en Washington, sería la perfecta ocasión de «por fin» estrechar su fría mano—.
Aunque todos lo tachen desde ahora de sucio perrito faldero de Trump, quién siempre lo ha ignorado y siempre que puede lo regaña [como a un empleado más de los suyos], con prepotencia febril cada vez que algún hondureño da algún paso triste hacia el norte.

Aunque su trasero quede marcado y encadenado de por vida a la voluntad del vecino fuerte, comprometiendo así la débil soberanía de una nación digna.

Aunque su propio pueblo lo rechace [cada día más personas y con mayor intensidad] como a un pobre terco mentiroso que aparenta preocuparse por beneficiar a la crítica economía que solamente utiliza para su beneficio y el de sus cómplices. De la justicia social no hablemos, pues sabemos que para él ese tema es un incómodo accesorio requisito.
Realmente es deprimente ver cómo una sola persona puede tomar ese tipo de decisiones sin consultar siquiera con expertos, o si lo hizo obviamente serán lacayos a quienes solo les importaba su pellejo.

Y no es que esté mal ampliar relaciones diplomáticas, culturales y comerciales con la nación de Israel, al contrario, Honduras debería ampliar su criterio de selección sin tomar en cuenta problemas ajenos. Nuestro país debe avanzar sin encadenar su éxito a prejuicios importados.

Ahora habrá que ver si se podrá revertir el daño y la ofensa, como seguramente Paraguay (que ha pasado ya por esta senda anteriormente) planea hacerlo a corto plazo, sino, que Dios nos ayude.

Editor de Hondusa TV en Honduras. mmadrid@hondusatv.com

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.